¡Le conviene ser puntual!

      Comentarios desactivados en ¡Le conviene ser puntual!

Positivo y Negativo

por Emilio Santamaría S.

Tony y su esposa Mary fueron invitados hace ya algunos años, con todos los gastos pagados, a la inauguración de un servicio regular de cruceros de turismo. Cuidadosamente planeado iniciaba en Acapulco, y en cinco maravillosos días, con escala en Mazatlán y San Diego, llegaba al fascinante puerto de San Francisco, California. Durante todo el viaje los pasajeros eran atendidos con todo lujo y el buen gusto de un servicio verdaderamente de primera. En San Francisco los pasajeros regresaban a la Cuidad de México en un rápido vuelo de American Airlines. Tony era por aquel entonces gerente de una empresa de representaciones marítimas, y la invitación provino de la empresa italiana que inauguraba aquel servicio. Todo marchó bien para aprovechar el fabuloso viaje. Mary y Tony estaban en Acapulco la noche anterior a la fecha en que zarparía el buque. Salieron del hotel para hacer algunas compras, a saludar algunos amigos y hasta se dieron el lujo de cenar y tomar algunas copas. Al día siguiente se levantaron una media hora más tarde de lo planeado y se bañaron rápidamente. Se percataron de que era tarde así que no desayunaron. Bajaron corriendo solo para encontrarse que la caja del hotel estaba llena de turistas que salían también a esa hora. Arreglaron para pagar enseguida, y tomaron el taxi que corrió por La Costera hasta el muelle. Había gran algarabía. Una banda tocaba marcialmente y una serie de banderas ondeaba en sus astas. Un grupo de personas gritaba adiós emocionada… y el barco se encontraba a solo tres metros del muelle empujado por los remolcadores sacándolo del puerto.

Tony miró el reloj. Le dio coraje verlo, eran solamente cuatro minutos tarde. Pero para el caso podía ser una hora de retraso. El resultado era el mismo, habían perdido el viaje. Tony miró a Mary, la tomó de la mano y vio en ella el desencanto. No hubo ni un reproche. Yo los conozco bien y sé cómo son. Pero la lección estaba presente, la impuntualidad acaba restando oportunidades. Todos tenemos nuestros propios ejemplos de impuntualidad, y hasta la justificamos porque mucha gente es impuntual, y por ello no hay prisa para llegar a tiempo.

LO NEGATIVO: Plegarnos a la mayoría impuntual y perder posibilidades.
LO POSITIVO: Hacernos el firme propósito de ser distintos, ser puntuales.

Por favor, compártalo. GRACIAS.

Enviar una opinión sobre este artículo

Ir al Inicio

Dale Carnegie Honduras